Diseñado por:                         en la plataforma de:

Información de contacto con Maltratocero:

  • Facebook - White Circle
  • Google+ - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Tumblr - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • Pinterest - White Circle
  • Instagram - White Circle

Misión/Visión

Educar para la prevención de la Violencia de Género e intrafamiliar y todas sus manifestaciones en todos los ámbitos de la sociedad.

 

Constituir una red de solidaridad nacional e internacional para protección y asesoramiento a las víctimas.

Quiénes somos

Somos un grupo de personas que, desde distintas historias y con diferentes intensidades, por haber vivido la violencia de género e intrafamiliar, sabemos que es en el ámbito de la constitución de las parejas y del hogar dónde debemos trabajar para erradicar todas las violencias sociales.

 

Somos un grupo de vecinxs que nos conocimos dándonos una mano en momentos difíciles unxs a otrxs y que así descubrimos que los lazos de solidaridad social son la red desde la que podemos transformar la realidad en que vivimos.

NUESTRA HISTORIA

Maltratocero nació en las horas de desesperación dónde sólo escribir me alejaba de la tentación de provocar mi propia muerte para terminar con tan insoportable dolor.

 

Luego de un tiempo, como si poner en palabras mi sufrimiento me hubiese ido limpiando, cuando escurría mis lágrimas y miraba la pantalla de mi PC, no me reconocía en esos escritos, tal como si fuesen ajenos. Allí fue que lo que sabía, lo que durante años había leído con avidez para poder comprender qué sucedía en mi familia, de repente cobró sentido y decidí ser mi propio objeto de estudio de un caso de violencia de género.

 

Todo cuánto advertía y comprendía lo dejé escrito.

 

En un comienzo parecía algo así como una biografía analizada del tránsito por el infierno en el que me habían acompañado mis hij@s.

 

A mi alrededor, mientras tanto, sucedían casos como el mío pero con finales trágicos, que profundizaban mis estudios e investigaciones y me permitieron ir construyendo modelos teóricos de comprensión, explicación y transformación del problema.

Un día, en mi ciudad, muy cerca de mi propia casa, una mujer fue asesinada por su ex pareja delante de su propia hija en momentos en los que tomaba un curso de idioma en un instituto local.

 

La historia tocó lo más hondo de mi corazón, hizo estallar una vez más en mí el miedo, porque yo transitaba aún por el mismo calvario de soledad y de sordera institucional que ella había recorrido, y me dije: mañana puedo ser yo la muerta.

 

Entonces decidí enviar una columna de opinión sobre el caso a un importante diario local, más que eso, era un pedido de socorro.

 

El hecho de decir en primera persona, públicamente, algo que para el común de los mortales era del mundo de lo privado, sedujo rápidamente al periodismo local que en esos tiempos hablaba de crimen pasional.

 

Puse mi historia, mi dolor y mi privacidad en las tapas de dos diarios locales al servicio de hacer visibles a un montón de mujeres que como yo, tras decenas de denuncias penales, no obteníamos ningún tipo de protección.

QUIENES SOMOS

María Laura Razzari

Fundadora y Ref. Chilvicoy

Prof. Norma Balbivares

Ref. Bragado

Prof. Eliana Antenucci

Ref. Norberto de la Riestra

Prof. Paula Galvetti

Ref. O´Brien

MARIA LAURA RAZZARI

Yo, María Laura, una mujer cualquiera, tan nadie como todas, pude ponerme al frente de mi propia salvación con recursos mínimos y asequibles para cualquier persona, pero utilizados con una estrategia exitosa.

 

Mientras fui víctima de violencia de género sólo podía sufrir y esperar que alguien viniera en mi salvación.

 

Pero un día elegí ver los obstáculos de siempre como un conjunto de nuevas posibilidades y advertí que, de cómo decidiera verme a mí misma, entender y aprovechar mis entornos dependería el futuro que elegiría para mí y para mis hij@s.

 

Con esta mirada me enfoqué en la creación de Maltratocero y pude comprobar que el mundo, y lo que hagamos con él, no es más que el resultado de nuestras interpretaciones.

 

COLABORÁ

Con su colaboración podemos mantener el equipo técnico de profesionales, extendiendo además a otros pueblos nuestra ayuda.